EXFOLIACIONES LABIALES A BASE DE ACEITE

En esta fórmula, vamos a combinar un aceite ligero y azúcar fina para crear un exfoliante que se puede aplicar a los labios y dejarlo encendido después de que el azúcar se disuelva. Podrías usar otro exfoliante físico como la sal – que podría picar si tienes grietas o cortes – semillas, luffa, cristales de dermoabrasión, y así sucesivamente, pero me gusta el azúcar porque después de la aplicación, se disuelve muy bien y ¡sabe bien!

FÓRMULA BÁSICA DE EXFOLIANTE LABIAL
70% azúcar fina
30% aceite liquido de tu elección

Pesa el aceite en un recipiente, luego añade el azúcar. Mezcla bien. Envasa y etiqueta. Utilízalo con una cuchara o un palillo (como de los helados) en lugar de meter los dedos en el recipiente (más higiénico, y así tu producto tendrá más tiempo de vida útil).

Nunca hago más de 100 gramos de exfoliante labial a la vez, porque es muchísimo. A menos que quieras hacer 10 lotes de 10g cada uno. Haz la cantidad que te parezca más conveniente. También puedes hacer varios lotes pequeños utilizando diferentes aceites en cada uno para probar texturas y acabados.

Ahora que has probado tus ingredientes, ¿Cómo crees que sería el exfoliante labial si utilizaras aceite de coco fraccionado? ¿De qué color sería el producto? ¿Cómo se sentiría en tus labios? ¿Tendría sabor u olor?

¿O cómo sería si usaras aceite de girasol? Una vez más, ten en cuenta el olor, el sabor, la apariencia y el color de tu producto final. Apuntalo todo. Siempre.

¿Podrías combinar el aceite de coco fraccionado, que es muy ligero y menos graso, con aceite de girasol, que aporta una sensación ligera más grasa, para crear algo que es menos graso que el girasol o más graso que el aceite de coco fraccionado?

Exfoliante Labial
Aceite de coco fraccionado
Exfoliante Labial Aceite de GirasolExfoliante Labial
Mezcla de Aceites
70% Azúcar fina70% azúcar fina70% azúcar fina
30% Aceite de Coco Fraccionado30% Aceite de girasol15% Aceite de girasol
15% Aceite de Coco Fraccionado

Pesamos el aceite en un recipiente, luego añadimos el azúcar. Mezclamos bien. Envasamos y etiquetamos. Utilizalo con una cuchara o un palillo (de helados) en lugar de meter los dedos en el recipiente.

Esta es una manera rápida y sencilla de ver el impacto final de que cambiemos el aceite en una fórmula. Podrías probar 10% de girasol a 20% de aceite de coco fraccionado o incluso 5% de girasol a 25% de aceite de coco fraccionado para ver el resultado. Así es como realmente vas a aprender. (Así es como realmente te harás mucho más profesional como formulador).

Notarás que la cantidad de aceite siempre se mantiene en el 30% y el azúcar al 70% porque ese es el resultado que a mi me gusta. Pero… ¿Qué pasaría si aumentas, disminuyes o cambias el tipo de azúcar? PRUEBA.

*Un aparte en la alteración del exfoliante: Ten en cuenta que quieres algo seguro para los labios y sobre todo que sea comestible. Con el azúcar, puedes comerlo. Con sal, la verdad es que para mi no es una experiencia muy agradable. He encontrado que las semillas suelen ser demasiado grandes, deberías molerlas. Probé un lote con polvo de bambú, que encantó, pero tuve que quitarlo después de aplicarlo. Hice otra versión con motas de vainilla al 10% y azúcar, ¡y me encanta!

Como ejercicio, intenta hacer algunas de estas versiones. Haz pequeños lotes – unos 10 gramos de cada vez – prueba cada uno y escribe tus pensamientos. Haz una «prueba de exfoliación a ciegas». Consigue algunos amigos y familiares alrededor de la mesa para probar cada uno y que te compartan lo que piensan. Siempre es interesante ver a quién le gusta el qué.

ACEITES CORPORALES

Hemos utilizado un sólo aceite en la última fórmula y podríamos seguir utilizando solamente el aceite de coco fraccionado ya que es super ligero y se absorbe en seguida, no manchando nada (ni ropa ni nada) pero eso no sería muy divertido, ¿verdad? Así que vamos a utilizar los dos aceites que tenemos ( aceite de coco fraccionado y aceite de girasol) y vamos a ver por qué elegiríamos uno sobre el otro.

El aceite de coco fraccionado es muy ligero, no graso y por ello no mancha, mientras que el aceite de semilla de girasol es ligero y es considerado por algunos como graso. Podríamos elegir los aceites que utilizamos en función de las cualidades que ofrecen, como los diferentes ácidos grasos o fitoesteroles que los componen u otras propiedades.

No te olvides de la sensación en la piel. Para un aceite corporal, queremos algo ligero, que se absorba bien y tenga un buen deslizamiento con baja resistencia.

Puedes personalizar la fórmula con un poco más o menos de uno u otro aceite, dependiendo de tus gustos o necesidades. Por ejemplo, a mi no me gustan los aceites grasos que tarden en absorberse, principalmente si voy a salir de casa después de aplicármelo. Pero, como tengo piel atópica, no me importa que sea un poquito más graso cuando voy a estar por casa después de aplicármelo.

Experimentar con combinaciones de aceites

Formulas en PorcentajesLotes pequeños = 10 gramos
50% Aceite de Coco Fraccionado
50% Aceite de Girasol
5g Aceite Coco Fraccionado
5g Aceite de Girasol
70% Aceite de Coco Fraccionado
30% Aceite de Girasol
7g Aceite Coco Fraccionado
3g Aceite de Girasol
30% Aceite de Coco Fraccionado
70% Aceite de Girasol
3g Aceite Coco Fraccionado
7g Aceite de Girasol
10% Aceite de Coco Fraccionado
90% Aceite de Girasol
1g Aceite Coco Fraccionado
9g Aceite de Girasol
90% Aceite de Coco Fraccionado
10% Aceite de Girasol
9g Aceite Coco Fraccionado
1g Aceite de Girasol

En un recipiente pequeño, pesa cada aceite, mezcla con un palito o una cuchara. Vierte en la botella, etiqueta, y disfruta.

Nota Rápida – podrás observar que muy pocos productos tienen sólo un aceite, generalmente son una combinación de aceites, mantecas, ésteres y otros ingredientes solubles en aceite. Cuando combinamos algo graso con algo más ligero, podemos hacer que un aceite como el aceite de oliva se sienta más ligero, menos graso.

Este tipo de fórmula tiene mucho que ver con la experiencia sensorial, y espero que te sientas cómoda probando diferentes aceites con estos dos o en lugar de estos dos, con los que quieras. Hay un mundo abierto de experiencias que probar. Una vez más, haz pequeños lotes, y prueba.

ESTO ES MUY IMPORTANTE ¿Y si quisieras añadir un aceite esencial? Primero te digo que esperes, prueba y comprueba cuál es el porcentaje de uso sugerido para el aceite esencial que quieras utilizar. ¿Por qué te digo esto? Pocos saben, y pocos pasan esta información pero, aunque nos digan que de forma general puedes utilizar un 0,5% de AE en tus aceites corporales, eso no quiere decir que puedas utilizar todo un 0.5% a confianza de un sólo AE. Por ejemplo: el aceite esencial de lavanda podría estar bien utilizarlo en 0.5%, pero un aceite esencial cítrico a ese porcentaje podría traer preocupaciones sobre la fototoxicidad si lo usas bajo el sol de verano. Y esto es sólo un ejemplo. Hay muchísimos aceites esenciales, y todos ellos tienen porcentaje de uso distinto entre si.

Como ejercicio, echa un vistazo a los aceites corporales o aceites faciales anhidros que encuentres a la venta y observa sus ingredientes. ¿Qué combinación de aceites ves? ¿Puedes identificar a alguno de ellos y pensar en su viscosidad, como se pueden sentir en tu piel y qué otras propiedades aportan al producto?

Para consideración: Este tipo de fórmula puede ser la base de un serum facial realmente maravilloso.

Piensa en lo que podrías querer utilizar en un serum facial en comparación con un aceite corporal. ¿Quieres que sea más ligero, menos graso, menos brillante, menos fragante? ¿Qué sensación en la piel es importante para ti?

Mi sugerencia es comenzar con 50% de aceite de coco fraccionado y añadir algunos aceites que podrían ofrecer más absorción, ligereza, hidratación. ¿Qué aceites podrían tener algo que ofrecer más allá de la sensación de la piel? Me gusta el aceite de espino amarillo o el aceite de zanahoria con todo ese betacaroteno, y me encanta el aceite de onagra por la noche, ya que se siente menos graso ni deja brillo. Generalmente, añado el 10% de esta combinación de aceites, a menos que se vean con demasiado color naranja brillante (ya sabes que eso depende mucho de la zona y época de recolecta y extracción), en ese caso no añadiría más del 3%.

A estos aceites corporales o serums faciales, puedes añadir extractos solubles en aceite – té verde, té blanco, aloe vera, espino, etc – o proteínas solubles en aceite. Siempre respetando los porcentajes de tu proveedor.

Pero recuerda este es un producto oleoso, anhidro, por lo que sólo podrás integrar a estas fórmulas ingredientes solubles en aceite (ya que no hemos incluido un emulsionante). Haz pequeños lotes cuando estés elaborando tus aceites/serums con aceites caros. Haz un lote de 10 gramos o 20 gramos y observa y saca tus conclusiones antes de empezar a soñar con formularlo para tu nueva línea de cuidado de la piel.

Vamos con la siguiente lección, en donde haremos mantecas batidas de lujo (como mousses corporales), anhidras, utilizando tan pocos ingredientes como la manteca de karité y un aceite encantador.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!