Macerado de árnica

Es ideal para tratar golpes y protuberancias, así como para reducir los hematomas, ya que el árnica tiene la propiedad de estimular la circulación sanguínea y ser antiinflamatorio. Aparte de eso, este macerado es muy útil para reducir las estrías y calmar las piernas pesadas.

Macerado de Bellis

Es muy eficaz para tonificar y reafirmar la piel y los vasos. Muy utilizado en el cuidado del busto en particular, para darle un poco de ánimo al pecho, es ideal durante la lactancia.

Macerado de caléndula (calendula officinalis)

¡Es sin duda el macerado más común y utilizado para bebés! Se recomienda para pieles sensibles, con manchas e irritadas. Alivia todo tipo de dolencias: irritaciones, quemaduras, hendiduras, manos agrietadas, quemaduras solares ... Es antiséptico, cicatrizante, reconstituyente y antiinflamatorio.

Macerado de hierba de San Juan (Hypericum perforatum)

La hierba de San Juan es una planta con increíbles propiedades antiinflamatorias y analgésicas. También con propriedades cicatrizantes y regeneradoras. Cuidado, el macerado de hierba de San Juan es fotosensibilizante (presencia de hipericina). Por tanto, se recomienda no exponerse al sol después de la aplicación cutánea. Nota: el macerado oleoso de hierba de San Juan no debe usarse por vía oral durante el embarazo.
×
Cart
error: Contenido Protegido!!