CHAMPÚ SÓLIDO CABELLOS GRASOS

Procedimiento

  1. Nos ponemos las gafas de protección y la mascarilla.
  2. Si no tienes tus plantas en polvo, recuerda molerlas todas antes de empezar. Lo mismo para el tensioactivo que vayas a utilizar. Si lo tienes en escamas (por ejemplo) también lo puedes pasar por tu molinillo para hacerlo polvo.
  3. Primero, pesa todos los ingredientes sólidos y ve añadiendo uno a uno al recipiente donde vayas a elaborar tu champú: el tensioactivo en polvo; los activos sólidos (arcillas, harinas y plantas) y los mezclas todos bien con la ayuda de una cuchara o de un batidor manual para que todos se mezclen bien, de forma homogénea.
  4. Después pesa todos los ingredientes líquidos y ve añadiendo uno a uno al recipiente, esparciendo por todos los polvos (evita echarlos todos en el mismo sitio de la mezcla): la betaína; el aceite y la manteca (recuerda derretirla); los aceites esenciales; los acuosos y los activos opcionales.
  5. Mezcla con la ayuda de una cuchara de madera para que se integre todo. Mientras mezclas, aprieta con la cuchara para que los líquidos se integren en la mezcla. El objectivo es llegar a una consistencia como de plastilina. Esta es la consistencia que nos va a permitir sacar nuestra mezcla del recipiente y empezar a manipularla con las manos para formar una pastilla «uniforme» y homogénea.
  6. Cuando tu mezcla sea consistente, puedes sacarla del recipiente y empezar a trabajarla con las manos y homogeneizar.
  7. Puedes enmoldar tu champú sólido en un molde de silicona (o el que más te guste) o bien darle forma con tus manos. Si utilizas un molde, recuerda apretar bien con los dedos para que quede bien compacto. 
  8. Si vas a utilizar moldes, puedes introducir en la nevera unos 20 minutos después de terminarlo para que endurezca un poco más y se mantenga. Después deja fuera unas 48 horas a que se seque.

Decorar nuestra pastilla de champú sólido

Si quieres, puedes añadir algún elemento decorativo como pétalos de flores, copos de avena, etc. Estos se añaden al fondo del molde antes de añadir la mezcla. Si prefieres dar forma a tu champú sólido con las manos, coloca los elementos decorativos encima y presiona con los dedos para que se integren y no caigan.

OJO: El añadir elementos decorativos supone tener que retirarlos de nuestro pelo después de cada lavado. Además, aumentan el riesgo de estropeo o moho de nuestros champús (ya que se mojan constantemente).

Utilización

Para utilizar humedece el cabello y la pastilla y frota en el cuero cabelludo hasta que se genere suficiente espuma. Frota desde el nacimiento del cabello en la frente hacia atrás, para no generar enredos. Masajea todo el cuero cabelludo para distribuir la espuma hasta toda la melena. Puedes lavar dos veces para un resultado óptimo.

Después enjuaga con abundante agua para retirar el champú.

Precauciones

Evita el contacto con ojos y mucosas.

Si la espuma entra en contacto con los ojos, pueden irritarse ligeramente. En este caso, aclara los ojos con abundante agua.

Si notas alguna irritación o problemática en la piel o cuero cabelludo proveniente del champú, no sigas utilizando el champú y consulta a un profesional si crees conveniente.

Conservación

Conserva el champú en un lugar seco, alejado de la luz y el calor. Mejor en un recipiente abierto donde pueda secarse entre usos y no se le acumule agua. Una luffa como jabonera es la mejor opción de todas.

Si estás de viaje y quieres guardarlo inmediatamente después de cada uso, puedes secar el champú suavemente con una toalla. Siempre que puedas, abre el recipiente para que el champú pueda secarse.

Bien conservado y fabricado en condiciones óptimas de higiene, tu champú se puede conservar durante al menos un año. Después también se puede seguir utilizando, pero ten en cuenta que sus ingredientes pierden propiedades y eficacia.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!