Los bálsamos limpiadores son cremosos, se pueden masajear profundamente en la piel, actuando como un «solvente» de la suciedad a base de aceite, que reúne toda la suciedad, y dejando la piel lista para limpiar con algodones o con paños de muselina calientes (húmedecidos con agua caliente).

×
Cart
error: Contenido Protegido!!