Una vez que tengas en mente una «temática» para tu limpiador facial bifásico, puedes elegir los ingredientes adecuados para él.

No puedo enfatizar lo suficiente que cuando pruebas por primera vez un producto o una nueva fórmula, debes MANTENERLA SIMPLE, lo más simple posible de hecho.

Por ejemplo, me gustaría crear un limpiador bifásico que pueda ser utilizado por cualquier persona, independientemente de su tipo de piel.

1. Elegiremos los siguientes ingredientes:

  • Aceite de jojoba, que es una cera líquida muy similar al sebo, el humectante natural de la piel.
  • Hidrolato de rosas, que se puede usar tal cual sin diluir. Algunos hidrolatos se utilizan mejor en un porcentaje bajo.

2. Debes añadirlos a tu hoja de formulación:

Aceite de jojoba 50% – Ingrediente de la base oleosa –

Hidrolato de rosas 50% – Ingrediente de la base acuosa

3. A continuación, decide la cantidad de producto que te gustaría hacer.

Te recomiendo que empieces poco a poco, por lo que haremos 30g.

Nuestra hoja de formulación se verá así:

FASEINGREDIENTESCATEGORIA%GRAMOS
AAceite de JojobaBase oleosa5015
BHidrolato de RosasBase acuosa5015
TOTAL10030
(Recuerda que puedes hacer tus próprias tablas en excel ayudan muchísimo)

Cuando tengas todos los detalles en tu hoja de formulación, haz el producto y registra todo: que te ha parecido, que tal la textura, como se siente, que tal el olor, se absorbe rápido… TODO.

Ahora intenta hacer otro limpiador facial bifásico con 1 aceite diferente o 1 hidrolato diferente y observa cómo cambia el producto final.

Avanzamos un poco más…

Etapa siguiente: Añade UN aceite esencial. Elegiremos el aceite esencial de lavanda. Nuestra formulación cambiará, pero solo ligeramente:

FASEINGREDIENTESCATEGORIA%GRAMOS
AAceite de JojobaBase oleosa49%14,7g
AAceite esencial de LavandaAromaceutico1%0,3g
BHidrolato de RosasBase Acuosa50%15g
TOTAL100%30g

Como estamos haciendo lotes muy pequeños, te será [casi] imposible pesar los 0,3g de aceite esencial de lavanda si no cuentas con una báscula de precisión (0,01g) COMO ESTA.

Añadimos el aceite esencial al aceite de jojoba y mezclamos bien. Lo juntamos a la fase acuosa. Es maravilloso ver como quedan ambas fases separadas. Recuerda, siempre agitar unos 10 segundos antes de aplicar. Toma todas tus notas, apunta todo en tu hoja de formulación (= Cuaderno de laboratorio/ Diario de Laboratorio).

Ahora es tu turno. Prueba a formular con todos los ingredientes del desglose de la formula. Lee la lección «Resolución de problemas» para formular un limpiador facial bifásico perfecto (Te dejo unas recetas al final de todo ?‍?).

¡Feliz formulación!

×
Cart
error: Contenido Protegido!!