Hacer un gel requiere un poco de práctica (como hacer una emulsión). No te preocupes si tus primeros experimentos no salen como lo planeas.

Recuerda anotar incluso cualquier «desastre» en tu diario de formulaciones e incluso hacer fotos – estas son las mejores lecciones que obtendrás en formulaciones para el cuidado de la piel.

Para hacer un gel limpiador, sigue estos pasos:

  1. Mezcla la glicerina y la goma en polvo hasta que quede muy suave.
  2. Ahora gotea lentamente en el agua/hidrolato.
  3. Pesa el producto final y añade la cantidad correcta de conservante (sigue las instrucciones de tu proveedor).
  4. Verifica el pH del producto para asegurarte de que esté dentro del rango compatible con el conservante elegido. Este rango lo indica normalmente el proveedor del conservante. Si el pH no está en un rango adecuado, puedes reducirlo añadiendo una solución ácida o aumentarlo añadiendo una solución alcalina de hidróxido de sodio o bicarbonato de sodio.
  5. Tu producto puede espesarse ligeramente durante la noche, en cuyo caso debes experimentar para obtener el porcentaje exacto de goma para tu producto. Puedes utilizar agua destilada o hidrolatos, es totalmente tu elección. Sin embargo, a algunos formuladores no les interesa ​​utilizar hidrolatos costosos en productos que se enjuagan.

¿Qué hacer si desea agregar un aceite esencial a un gel?

Tienes dos opciones:

1. Gel limpiador sin tensioactivo – En este caso, utiliza un solubilizador. Has aprendido sobre el uso de solubilizantes aqui en la pagina en el Curso gratuito de Tónicos faciales, así que no tengas miedo de integrar un solubilizador a tu gel limpiador.

2. Gel limpiador con tensioactivo – Si estás usando un tensioactivo en tu gel limpiador, el tensioactivo/surfactante puede ser suficiente para solubilizar el aceite esencial, por lo que no necesitarás añadir solubilizador adicional.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!