Después del parto llega el momento de nuevos hábitos y un nuevo ritmo de vida. Es un momento para cuidar al bebé, para integrarlo en la familia, pero sin olvidar de cuidarte a ti y a tu cuerpo.

También es un momento de recuperación física y apatía emocional. Según la medicina tradicional china, la mujer embarazada y la joven madre deben divertirse, ver cosas hermosas, escuchar música hermosa, respirar aromas agradables.

Entonces, para dar y transmitir bien, es necesario ser bueno uno mismo. Cuida tu lactancia. Busca apoyo y asesoramiento de profesionales que encontrarán las palabras adecuadas para ti y tu bebé basándose en conocimientos actualizados. La lactancia materna es un proceso fisiológico, pero su implementación no es fácil. A veces hay que aceptar estar acompañado para sentirse cómodo con este vínculo con el bebé.

Recuerda que la proximidad física, piel a piel, con el bebé favorece la producción de leche, ¡así que abraza a tu pequeño sin límites! No hay hábitos ni caprichos en el recién nacido; por lo tanto, favorece el porteo para mantener el contacto con la mayor frecuencia posible. Cargar al bebé crea una sensación de protección y seguridad. Un sistema adecuado te facilitará la vida diaria. La posición fisiológica debe ser respetada: bebé erguido, rodillas más altas que la pelvis, lo suficientemente alto, su cabeza alineada con la columna.

Cuídate bebiendo mucha agua o infusiones: el cuerpo y los tejidos necesitan estar hidratados, especialmente durante la lactancia.

El cuerpo necesita recargarse de energía. Bien ajustada, la dieta, por ejemplo, te ayudará a recuperar la forma rápidamente, especialmente si necesitas asegurar noches con poco sueño para cuidar al bebé.

Sigue siguiendo tus deseos sin exagerar.

Bebe bien fuera de las comidas, como jugos de frutas frescas. Se deben privilegiar los sabores dulces: remolacha, hinojo, boniato, zanahoria. La berenjena es suave y fresca, nutre la piel y estimula la fuerza física. Se recomienda especialmente durante la lactancia.

Consume los primeros aceites vegetales prensados ​​en frío como el de girasol, de oliva o de colza como condimento en ensaladas o verduras.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!