Como sabemos, el champú convencional está compuesto en su mayoría por agua. Ya el champú sólido apenas contiene agua en su composición, lo que hace que sea un champú concentrado en  formato de pastilla sólida. Pastilla esa que no necesita un envase ni conservantes. Al ser concentrado, es mucho más económico ya que un champú sólido de unos 100g reemplazará 1 litro de champú líquido (en media). En la composición del champú sólido encontraremos: una base de tensioactivos sólidos, que tienen la función de detergentes y espumantes; Activos sólidos como plantas en polvo, arcillas, harinas, entre otros, que potenciarán la capacidad de lavado mientras disfrutamos de sus propiedades cosméticas; Aceites y mantecas, para nutrir el cabello; Aceites esenciales, que aportarán aroma y principios activos concentrados

Una pequeña cantidad de agua u otros componentes líquidos (Humectantes) que aportarán hidratación y nos ayudarán a mezclar los demás componentes.

 Si los formulamos bien, los champús sólidos serán muy efectivos. Limpian en profundidad dejando el cabello limpio y suave, y generan espuma abundante (a pesar de que se cree que no). Con los champús sólidos que formulamos estaremos aportando propiedades especificas a las diferentes necesidades de nuestro cabello gracias al conocimiento previo de las mismas.

 A demás de que es de muy fácil elaboración, la investigación, el conocimiento de los ingredientes es muy importante, como en toda la Cosmética Natural. Mira a tu alrededor. Conoce las plantas, los productos que puedes encontrar en tus cercanías. Estudiarlos. Esa es la mejor forma de empezar a formular Cosmética Natural Consciente, que deja la minima huella ambiental. Esto se trata de estudiar e investigar en todo momento, para adaptarlo al máximo a las necesidades del cabello y a los ingredientes de proximidad.

Vamos, conozcamos los ingredientes que componen el Champú Sólido.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!