El baño es un momento privilegiado, un verdadero momento de placer. Cuando sabemos que la piel del bebé es muy fina y por tanto sensible a los agentes químicos hasta los 4 años, y que una piel absorbe un 20% más cuando está mojada, entendemos por qué es imprescindible elegir cuidados naturales y adaptados.

¡No compres con los ojos cerrados! Los geles de ducha convencionales, incluso los formulados especialmente para bebés, están saturados de materiales irritantes y / o tóxicos.

Las nueces de lavado (reetha) es el fruto del árbol del jabón, que crece en cachemira. Su caparazón está impregnado de saponina que, al entrar en contacto con el agua, se disuelve para liberar un jabón suave y potente. Puede usarse como limpiador para el cuerpo y el cabello, así como como detergente 100% natural.

Preparación: 20min

Conservación: 3 meses

Material: báscula, cazo, espátula, filtro de café, embudo, ensaladera

Packaging: botella de espuma de 250 ml

INGREDIENTES

250g de agua destilada

1 puñado grande de nueces de jabón (de 7 a 8 nueces)

20g de glicerina

20g de aceite de almendras dulces

40 gotas de cosgard

PREPARACIÓN

En una olla, hierve el agua destilada y las nueces de lavado. Baja el fuego al mínimo y cocina a fuego lento durante 5 minutos. Apaga el fuego y deja enfriar. Filtrar sobre un recipiente con un filtro de café y un embudo para eliminar las partículas de los frutos secos. Luego añade el resto de los ingredientes y vierte en la botella.

CONSEJOS DE USO

Usa esta espuma en lugar del gel de ducha de tu bebé para limpiar su rostro, cabello y cuerpo.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!