La componen todos los ingredientes sólidos, en polvo. Que son (los) tensioactivo(s) y los activos sólidos (o también llamados agentes de carga), como las arcillas, harinas o plantas en polvo.

Esta fase la podemos subdividiremos en dos fases.

La Primera fase, hablaremos de tensioactivos. En la segunda fase hablaremos de los activos sólidos.

1. LOS TENSIOACTIVOS

Aqui te hago hincapié en la fórmula que te propongo en este «curso». Es una fórmula bastante artesanal, rústica, que se apoya más en el poder del lavado de las arcillas, harinas y plantas que no del próprio tensioactivo en si. De hecho, verás que en todas las fórmulas estaremos utilizando solamente un Los champús sólidos están elaborados con tensioactivos aprobados para su uso en cosmética natural como por ejemplo los que derivan del coco.% de tensioactivo (entre tensioactivo en polvo y liquido).

Esto porque la verdad es que las arcillas, las harinas y las plantas de verdad que tienen un poder inmenso. No solamente cuando las utilizamos en macerados, cremas, y sus porcentajes mínimos de nuestros champús como hasta «el día de hoy». Vamos a tirar de porcentajes altos de estos ingredientes y verás que maravillas hacen. Por supuestísimo, no dudes en reformular, en ajustar a tu gusto. Haz tus pruebas, encuentra Tu fórmula, si así lo deseas.

¡Empecemos!

Un tensioactivo o “surfactante” es un producto cuyos componentes ayudan a disolver sustancias que son insolubles en agua como por ejemplo las grasas y la suciedad. La función que cumple un tensioactivo es desprender la suciedad facilitando así la limpieza.

LA TENSIÓN SUPERFICIAL DE LOS TENSIOACTIVOS

Para entender mejor este concepto, vamos a tomar un ejemplo. La capacidad de “mojar algo” que tiene un líquido no depende tanto del liquido en si sino de la superficie con la que dicho liquido entra en contacto. Es decir, si nos ponemos una chaqueta impermeable y nos ponemos bajo lluvia, el agua resbalará por nuestra chaqueta y no traspasará nada de humedad hacia adentro. Sin embargo, si nos ponemos una chaqueta de tela de algodón, vamos a quedarnos empapados. O sea que no es por la lluvia en sí, sino el elemento con el que esta entra en contacto que provocará el factor de humedad.

En el caso de los tensioactivos veremos algo bastante similar ya que los utilizaremos precisamente para “disminuir” esa tensión superficial para que el agua pueda alcanzar la superficie deseada (nuestro cabello en este caso). Pero claro que esta no es la única razón por la que utilizaremos tensioactivos en nuestros cabellos: disolver las grasas y la suciedad; permite bajar la tensión entre ambas fases oleosa y acuosa y que se estabilicen/unan.

EN LENGUAJE CIENTIFICO – Los tensioactivos están compuestos por moléculas anfifílicas, siendo que estas moléculas tienen dos partes de polaridad diferente: una lipofílica, que tiene afinidad con las grasas, y otra hidrofílica, que tiene afinidad por el agua.

EN CRISTIANO – Permite emulsionar el agua de la ducha y el sebo de nuestro cuero cabelludo para así permitir limpiar.

PROPIEDADES DE LOS TENSIOACTIVOS

  1. PODER EMULSIONANTE – hacer que una sustancia, generalmente grasa, adquiera el estado de emulsión.
  2. PODER DE DISPERSIÓN – permite a las micelas mantenerse en suspensión en el agua e impedir que vuelvan a depositarse en la superficie.
  3. PODER ESPUMANTE – la espuma es muy útil ya que permite un mejor contacto del limpiador con la superficie.
  4. PODER DE ACLARADO – nos permite eliminar el producto cargado de impurezas mediante el enjuague con agua limpia.

Los tensioactivos naturales presentan un poder de limpieza idéntico al de los tensioactivos industriales y son completamente biodegradables e inocuos.

CLASIFICACIÓN DE LOS TENSIOACTIVOS

Es muy importante conocer bien las clasificaciones de los tensioactivos para poder identificar que tipo de surfactante viene mejor para un detergente, un lavaloza, un champú liquido o una limpiadora y el impacto que generan en la piel y en el medio ambiente.

TIPOS DE TENSIOACTIVOS SEGÚN SU CLASIFICACIÓN:

  • TENSIOACTIVOS ANIÓNICOS – Contienen una carga negativa en soluciones acuosas. Los más discutidos por su agresividad sobre la piel son el Sodium Lauryl Sulfate (demasiado agresivo con la piel) y el Sodium Laureth Sulfate que es el mas utilizado en las fórmulas de productos de lavado que encontramos en el comercio. Debido a su fuerte acción desengrasante se utiliza en champús, jabones líquidos, geles de baño, detergente para lavadoras, lavavajillas, etc.
  • TENSIOACTIVOS CATIÓNICOS – Contienen una carga positiva en soluciones acuosas. Son generalmente sales de amonio cuaternario dotados de una acción humectante y bactericida. Son incompatibles con los tensioactivos aniónicos. Se usan en productos suavizantes textiles y mascarillas, bálsamos o acondicionadores para el pelo.
  • TENSIOACTIVOS NO IÓNICOS – No tiene carga eléctrica por lo que no se disocian en soluciones acuosas. Tienen un elevado poder emulsionante y detergente y no producen tanta espuma. Son compatibles con todos los tensioactivos. Por su escasa agresividad son comúnmente usados en productos para niños. Los más utilizados son: coco glucoside, lauryl glucoside, decyl glucoside, caprylyl/capryl glucoside, entre otros. Estos no irritan la piel y son biodegradables.
  • TENSIOACTIVOS ANFÓTEROS – Dependiendo del PH tiene una carga, ya sea positiva o negativa. Estos tensioactivos atenúan o reducen la agresividad de los tensioactivos aniónicos, por este motivo son siempre acoplados en productos que contienen Sodium Laureth Sulfate en sus ingredientes. Tienen un poder detergente delicado y por eso son indicados para el uso de toda la familia, niños y adultos. Los más usados son el Cocamidopropyl betaine y el Disodium cocoamphodiacetate.

TENSIOACTIVOS NATURALES QUE SE PUEDEN UTILIZAR PARA ELABORAR CHAMPÚS SÓLIDOS

Ahora vamos a tratar los tensioactivos naturales que son los que debemos considerar a la hora de formular nuestros champús sólidos naturales. Para la elaboración de un champú sólido podemos utilizar tensioactivos en polvo como el SLSA, y/o liquidos como la Betaina. En mi caso particular, son los tensioactivos que utilizo, y son los que aconsejo que utilizes, ya que son los más fáciles de trabajar, y también los más cercanos al pH de nuestro cureo cabelludo y cabello.

Pero voy a dejarte un listado de tensioactivos a continuación para que puedas formular tus champús sólidos con ingredientes más cercanos a ti. Y si te gustaría trabajar con estos que yo trabajo, pero no los consigues en onde vives, no dudes en escribirme, juntas buscaremos una forma de que te llegue 😉

¡Vamos Allá!

SLSA

INCI: Sodium Lauryl Sulfoacetate

El Sodium Lauryl Sulfoacetate (SLSA) no se debe confundir con Sodium Laureth Sulfate o Sodium Lauryl Sulfate que son tensioactivos de molecula pequeña y pueden causar irritaciones. 

Sodium Lauryl Sulfoacetate es un tensioactivo de molecula grande por lo que no puede traspasar la piel. Es un tensioactivo suave y muy bien tolerado por la piel, y produce una espuma abundante.

Es ideal para la preparación de cremas de ducha, bombas de baño efervescentes y espumantes, polvos para el baño, barras de ducha y champús sólidos. Por ejemplo, si quieres que tu gel de ducha casero haga más espuma, puedes añadir una pizca de SLSA (por ejemplo, a 1 litro de gel de ducha 1 cucharada sopera).

Este tensioactivo se produce a partir del aceite de coco y es biodegradable.

Dosificación: Champú 1-3%, Gel de ducha hasta 10%, Bombas de baño (10-15%)

Es muy importante manipularlo con mucho cuidado, ya que el polvo es muy volátil e irritante para las vías respiratorias. Al ser un producto concentrado también puede llegar a irritar la piel de las manos durante su manipulación. Por este motivo, necesitarás manipularlo con una mascarilla y unos guantes.

Si entra en contacto con los ojos o mucosas será necesario aclarar con agua abundante.


BETAINA DE COCO

INCI: Coco – Betaine

La Betaina de coco es un tensioactivo anfótero, ideal para la propia elaboración de productos de cosmética como pueden ser geles de ducha, champús para el pelo, jabón de manos o bombas de baño. La piel tolera fácilmente el producto al mismo tiempo que ofrece una enorme suavidad. 

La betaina es muy recomendable para combinarla con tensioactivos aniónicos, consiguiendo una mejora dermatológica para el producto cosmético final.

Suele ser un ingrediente muy utilizado en la elaboración de jabones y champús, especialmente aquellos que se hacen de forma casera. La betaina de coco se produce a partir de la materia prima de aceite de coco, por lo que es un producto totalmente natural y muy recomendable por sus múltiples beneficios. Es también un producto totalmente biodegradable.

Beneficioso para la realización de champús naturales, ya que ofrece una gran limpieza y reduce la irritación enormemente. Es muy utilizada en la solución de baños de burbujas y en las lacas para cabellos, actuando como un germicida.

Se emplea como un surfactante leve, empleándose para una serie de propósitos para los que el resto de jabones podrían resultar especialmente duros y agresivos.

Tiene un pH entre 6 y 8, y contiene aproximadamente entre un 29% y un 33% de sustancias activas de lavado (Active matter).

Dosificación: 15-35%.


SCS

INCI: Sodium Coco Sulfate

Es un tensioactivo aniónico derivado del aceite de coco permitido en cosmética natural por ECO-CERT y BDIH.

Es ideal para formulaciones suaves como champús en barra o champús sólidos y otros productos caseros de baño o ducha. 


Dosificación: 1% a 90% según producto a elaborar

pH: 7,5 – 11

Soluble en agua

Es muy importante manipularlo con mucho cuidado, ya que el polvo es muy volátil e irritante para las vías respiratorias. Al ser un producto concentrado también puede llegar a irritar la piel de las manos durante su manipulación. Por este motivo, necesitarás manipularlo con una mascarilla y unos guantes.

Si entra en contacto con los ojos o mucosas será necesario aclarar con agua abundante.


El sodiúm methyl cocoyl taurate es un tensioactivo aniónico en forma de pasta. Es suave y hace una buena espuma con una sensación agradable y acondicionada. Tiene un pH de 7-8,4 por lo que lo podemos añadir en mas cantidad que el anterior.


El lauril glucósido y el lauril poliglicósido son tensioactivos no iónicos muy suaves que se encuentran en forma de pasta. Son espumantes y acondicionadores. También ayuda a derretir el SCI.
El sodio C14-16 olefin sulfonate (Bio-Terge AS-90) es un tensioactivo no iónico más suave que el CSC. Es muy espumante pero tiene un pH de 8-10, por lo que sólo podremos utilizar poca cantidad para no subir el pH final del champú.

El sodium lauryl sulfoacetate (SLSA), es un tensioactivo aniónico que produce abundante y duradera espuma. Tiene como del SCI un pH equilibrado de 6,3 por lo que tampoco se necesita ajustar el pH final del champú.

El Lauryl Sulfosuccinate disódico (Plantapon SUS) es un tensioactivo aniónico en polvo, suave y muy espumante. Tiene un pH de 6, por lo que no necesitas ajustar el pH final si lo mezclas con SCI (ES UN PROUCTO ETOXILADO, NO LO RECOMIENDO EN ABSOLUTO) y SLSA.

2. AGENTES DE CARGA (harinas, plantas y arcillas)

Agentes de carga o activos sólidos, son otro de los ingredientes que componen nuestros champús sólidos. Estos son las arcillas, las harinas y las plantas en polvo. Los tres son esenciales por separado, pero en conjunto potenciarán nuestros champús sólidos:

  • Las arcillas actuarán en nuestros cabellos así como actúan en nuestras pieles: con excelente poder limpiador y como absorbente del exceso de grasa e impurezas.
  • Las harinas – Gracias al potente poder absorbente de grasa de las arcillas, estas tienden a resecar el cabello. Es por esto que añadiremos las harinas, para compensar este efecto de las arcillas. Las harinas compensarán el efecto resecado de las arcillas y potenciarán el efecto limpiador de las mismas, aportando suavidad a los cabellos.
  • Las Plantas – Añadiremos las plantas en polvo para incorporar principios activos tan necesarios para tratar según que necesidades de cabello.

LAS ARCILLAS

Las arcillas son un mineral natural, de la familia de los phylosilicatos, y están compuestas por silicato de aluminio.

Propiedades – Poder absorbente de grasa e impurezas. Algunas de sus moléculas tienen propiedades detergentes, por lo que limpian y purifican en profundidad. Poder absorvente, fijando las moléculas en la superficie de la piel, ayudando a remineralizar y a que profundicen los principios activos de los demás ingredientes en la piel o cuero cabelludo.

Existen muchos tipos de arcillas, de diferentes composiciones minerales, lo que les proporciona diferentes colores, y diferentes grados de absorción.

Arcillas más comunes – arcilla blanca o caolín, la arcilla verde, la arcilla roja y la arcilla ghassoul.

En nuestras fórmulas de champú sólido podemos mezclar más de una.


LAS HARINAS

Tal como te explicaba más arriba, las harinas potencian el poder absorbente y limpiador de las arcillas, aportando suavidad al cabello. Las harinas que utilizaremos para nuestros champús sólidos serían:

  • Almidón de maíz (de arroz o de arrurruz) – cabello graso, mixto, fino o sin volumen;
  • Harina de avena – para cabellos secos, dañados o cueros cabelludos delicados o irritados.

En nuestras fórmulas de champú sólido podemos mezclar más de una.


LAS PLANTAS

Que mejor que tratar las necesidades especificas de nuestros cabellos con los principios activos que nos aportan las plantas. Debemos aportarlas en polvo, y cuanto más fino esté el polvo, mejor.

Las plantas ya podemos comprarlas molidas, o bien molerlas nosotras mismas en casa. Fácilmente las encontramos en el campo o en la montaña, o bien las podemos cultivar nosotras mismas. Yo cultivo mis plantas en casa, donde las voy recolectando para utilizar en mis cosméticos, comidas, etc. Sólo recuerda que deben estar secas para poder molerlas hasta que queden en un polvo muy fino.

En nuestras fórmulas de champú sólido podemos mezclar más de una.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!