Esta es una fórmula. Está escrita en porcentajes porque cuando estamos elaborando nuestros productos, se trata de estipular las proporciones entre los ingredientes. Las fórmulas siempre deben ser de un total de 100%. Siempre tendremos nuestras fórmulas en %, las convertiremos en una fórmula medida por gramos, y entonces podremos hacer nuestros productos con nuestra báscula digital.

Manteca Corporal Batida Karité & Lavanda
80% Manteca de Karité
19% Aceite de Pepita de Uva
1% Aceite Esencial de Lavanda

Aunque se les suele llamar recetas, la verdad es que no son recetas. Simplemente se nos hace más fácil comunicarlo de esa forma. Las recetas están escritas en volumen, y son lo que seguimos en la cocina.

¿Por qué usar una fórmula y por qué medir por peso? Seguir una fórmula significa que estamos haciendo productos seguros, estables, efectivos, bien conservados e impresionantes, podemos escalar o reducir para hacer lotes más pequeños o más grandes fácilmente pesando nuestros ingredientes.

De un vistazo, podemos averiguar si estamos incluyendo cantidades adecuadas de ingredientes necesarios para crear y estabilizar una emulsión, prevenir la contaminación, ralentizar la rancidez, o ¡hacer que un producto se sienta de lujo! También significa que no estaremos desperdiciando ingredientes o creando productos con demasiado aroma.

CÓMO LEER UNA FÓRMULA

Fases de los productos Anhidros

Fase de calorIncluye ingredientes que pueden tolerar calor o que necesiten derretirse para poder utilizarlos en nuestros productos. Ceras, mantecas, resinas y otros ingredientes sólidos se incorporan en esta fase. Dependiendo del producto, los aceites líquidos se añadirán a esta fase.
Fase TermolábilIngredientes que no pueden tolerar el calor o que no necesitan derretirse para incorporarse a nuestro producto. Los aceites esenciales, los aceites aromáticos y las fragancias, por ejemplo, se añadirán a esta fase.

La mayoría de las fórmulas están escritas con agrupación de ingredientes en ciertas fases, lo que indica qué ingredientes deben combinarse en momentos específicos o calentarse o enfriarse a temperaturas específicas. Podrá verlos señalados como fase A, fase B, fase C, y así sucesivamente de esa manera; fase 1, fase 2, fase 3, etc.; o por título, como «fase de acuosa» o «fase oleosa».

Las mantecas corporales batidas son anhidras o productos que no contienen agua. Estos son productos como mantecas batidas, barras de loción, bálsamos labiales, aceites corporales, aceites para el cabello, productos para el cabello anti-frizz o suavizantes, sueros faciales. Debido a que no contienen agua y no estarán expuestos al agua, no requieren conservante, aunque podrías añadir un antioxidante, como la vitamina E para evitar la rancidez de tus aceites.

En las fórmulas anhidras básicas, en su mayor parte solo tendrás una o dos fases, por lo general una fase calentada y una fase de enfriamiento (termolábil). Si no tienes ingredientes que deban ser derretidos, entonces es posible que solo tengas una fase.

A medida que te metes en la creación de fórmulas anhidras más complicadas, es posible que tengas una serie de fases, pero permanezcamos en el reino de lo básico por ahora.

Manteca Corporal Batida Karite & Lavanda – hace 100g

Fase calentadaAñadiré a esta fase todo lo que puede tolerar el calor o que necesite derretirse
80% Manteca de Karite
19% Aceite Pepita de Uva
Fase TermolábilAñadiré a esta fase todo lo que no tolera el calor
1% Aceite esencial de Lavanda

Como puedes ver, esta manteca corporal batida tiene dos fases. Tiene una fase calentada, en la que ponemos todos los ingredientes que deben ser calentados o fundidos, y una fase de enfriamiento (termolábil), en la que ponemos todo lo que no puede tolerar el calor o que no necesita ser fundido.

Los aceites esenciales, fragancias y aromas no tienden a funcionar bien a temperaturas más altas, ya que pueden evaporarse (son termosensibles), y es por eso que los encontraremos en la fase de enfriamiento.

Aceite Corporal no graso
Sásamo & Coco
Serum Facial
Antienvejecimiento
45% Aceite de coco fraccionado35% Escualano
44% Aceite de semilla de Sésamo30% Aceite de coco fraccionado
1% fragancia natural o
aceite esencial
10% Aceite de rosa mosqueta
10% Aceite de granada
10% Aceite de Camelia
3% Mezcla de multicereales (liposoluble)
2% Aceite de Espino Amarillo

Algunas fórmulas no necesitarán calor en absoluto. Cuando hacemos un aceite corporal, un spray anti-frizz o un suero facial, podemos crearlos en frío, midiéndolos directamente en un recipiente en la báscula. En general, si tienes un producto que no contiene agua, que está elaborado completamente de aceites líquidos, no es necesario calentarlos.

Fórmula Básica de Loción en barra
33% Cera de Abejas
33% manteca dura
33% aceite liquido
1% fragancia natural o aceite esencial

Ya otras fórmulas no funcionarán sin calor. Necesitamos llevarlas a baño-maría si o si, para poder fundir e incorporar todos sus componentes. Las lociones en barra o los bálsamos labiales que contienen mantecas duras o cera de abejas deben calentarse hasta que esos ingredientes se derritan por completo.

UN APARTE: TODO SE PUEDE Y DEBE PESAR

Los aceites esenciales no son sólo un componente agradable por lo bien que huelen; tienen propiedades terapéuticas, por lo que es aún más importante que seamos lo más precisos posible a la hora de medirlas. Deja de añadirlos en gotas y comienza a pesarlas en una báscula digital.

Algunos aceites cítricos pueden hacer que nuestra piel sea fotosensible. La menta, la hierbabuena, el eucalipto y otros contienen alcanfor, mentol o 1,8 cineol, compuestos que hacen que nuestra piel se sienta más fresca, mientras que los aceites ‘picantes’ como la canela, el clavo o la pimienta pueden hacer que nuestra piel se sienta más cálida.

Después de una o dos horas en el taller/laboratorio, ya no podrás confiar plenamente en tu olfato. Ten granos de café a mano (el viejo truco de las perfumerías, si) para olerlos de cuando en cuando y así liberar tu olfato y hacerlo más confiable. No me malinterpretes, sólo te lo digo para garantizar que tus sinergias aromáticas puedan ser lo más reales y ajustadas posible. A mi me encanta el olor de yuzu en un gel de baño, champú o exfoliante emulsionado, pero no necesito oler como una arboleda entera de ‘limón’ japonés antes de salir de la casa.

Además, estos son ingredientes increíblemente caros en comparación con muchos de los demás ingredientes que usamos en nuestros productos. Pesarlos también te garantiza que no estás desperdiciando dinero.

A demás, ¿Qué haces cuando quieres hacer un lote 1000 gramos en lugar de 100 gramos? ¡Eso son muchas gotas!

×
Cart
error: Contenido Protegido!!