• Juega ligeramente con las proporciones para que encuentres los resultados que prefieres. Mantén la relación del emulsionante 4:1. No tengas una Fase Oleosa de más del 30%.

• Las emulsiones son la mejor forma de incluir tanto agua como ingredientes solubles en aceite en el mismo producto.

• Asegúrate de que los aceites y otros ingredientes que hayas elegido se pueden calentar. Por ejemplo, no es una buena idea calentar el aceite de rosa mosqueta, ya que el calor puede destruir sus propiedades beneficiosas. En general, los proveedores te darán información al respecto.

• No olvides seguir practicando. Es necesario hacer emulsiones muchas veces para realmente conseguir hacerlas exitosamente. No te desanimes, puede ser difícil al inicio pero ánimo, cuando menos te lo esperes, las harás perfectas. Incluso los expertos pueden equivocarse en la emulsión. Conozco varios formuladores de cosmética natural que hacen de todo por mantenerse al margen de las emulsiones por la dificultad técnica. Pero tu la dominarás si practicas.

• Al practicar, utiliza aceites simples como girasol, y agua destilada hasta que logres la consistencia que te gusta. De esta manera evitarás tirar ingredientes caros.

• Mantén tu diario de formulación actualizado – siempre anota tu último experimento y asegúrate de registrar todos tus desastres con gran detalle. Tu emulsión puede terminar parecida a un huevo revuelto, o podría ser un gran desorden – de cualquier manera, escribe exactamente lo que hiciste, en qué porcentajes y toma fotos. ¡Esta será la mejor experiencia posible de aprendizaje que alguna vez tendrás!

×
Cart
error: Contenido Protegido!!