• Elige entre la enorme colección de mantecas y ceras disponibles en el mercado actual. Elige aquellos ingredientes que te ayudarán a crear la historia de su producto, como las muchas mantecas africanas y amazónicas que están disponibles.
  • Elige una mezcla de aceites portadores. Hay muchísimos aceites portadores que son nutritivos para el cuidado de la piel del cuerpo.
  • Intenta añadir algunos bonitos polvos de hierbas como polvos de ortiga o pétalos de rosa. También puedes añadir algunos pétalos secos como caléndula para un efecto estético encantador.
  • Si añades arcillas, trata de mantenerlas por debajo del 2% en total. Asegúrate de hacer un challenge test para asegurarte de que tu barra puede soportar condiciones de ducha húmeda.
  • Si estás utilizando mantecas suaves, puedes añadir algunas ceras para asegurarte de que las barras sean lo suficientemente duras y que mantengan su forma. Me encanta la cera de bayas y la cera de arroz, pero, por supuesto, la elección es tuya. Si eliges ceras más duras como la candelilla, manten la cantidad baja para evitar barras quebradizas. También puedes experimentar aumentando el nivel de tensioactivo. Solo la prueba y el error pueden confirmar las proporciones óptimas. Debes intentar crear un mínimo de 60% de base sólida utilizando tensioactivos, mantecas y ceras. Esto ayudará a que la barra de ducha mantenga su forma. Al mismo tiempo, trata de no usar demasiada cera o alcohol graso para evitar una sensación de cera en la piel.
  • Mezcla tus tensioactivos. Ajusta las proporciones y observa el comportamiento del producto. ¿Tiene más o menos espuma? ¿La barra se ve más bonita cuando se trabaja con polvos o fideos? ¿Se endurece y se seca rápido o más lento?
  • Juega con el aroma. Este es un producto que se aclara y los tensioactivos sólidos tienden a tener un aroma a «detergente». Elige entre notas de fondo como madera de cedro amaderada o benjuí similar a la vainilla. Estos tipos de fragancias mantendrán su aroma por más tiempo.
×
Cart
error: Contenido Protegido!!