1. Mi agua micelar está turbia:

Comprueba si todos los ingredientes de la fórmula son solubles en agua. ¿Es tu conservante completamente soluble en agua? Si no es así, intenta mezclarlo primero con el surfactante y ve si eso hace una diferencia. ¿Está el pH dentro de los límites adecuados para el conservante?

2. Cuando uso mi agua micelar, deja un ardor / sensación de escozor en mi piel:

Deberás verificar tu fórmula, ya que esto puede suceder por varias razones:

  • ¿Cuál es tu conservante y qué porcentaje incluiste?
  • ¿Están ya conservados sus hidrolatos? Si es así, puedes reducir el conservante del 1% en el producto final al 0,8-0,6%. Este es un ejemplo clásico de la importancia de utilizar la menor cantidad de ingredientes posible para encontrar cuál está causando problemas. Como siempre, asegúrate de llevar un registro de todo lo que has hecho y agregado a tu diario de formulación como referencia.

3. Hay trozos aceitosos flotando en la parte superior:

Comprueba si todos los ingredientes de la fórmula son solubles en agua. ¿Tu conservante es completamente soluble en agua? Es posible que debas utilizar uno diferente.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!