Debido a que las hormonas del embarazo hacen que los vasos sanguíneos pequeños de la piel se dilaten, las mujeres embarazadas con frecuencia sufren de rosácea (en aproximadamente un tercio de los casos). Desaparece después del parto. Además, pueden aparecer pequeños puntos rojos sangre en la cara y el escote (angioma estrellado) o tomar la forma de finas telarañas (telangiectasia estrella). Estas lesiones menores se resuelven espontáneamente después del parto. El aceite de cártamo, rico en vitamina K, favorece la microcirculación en la piel y atenúa los pequeños vasos visibles. El aceite de cáñamo es calmante y reconstituyente; devuelve suavidad y elasticidad a la piel, reestructurando la membrana celular. El aceite de tamanu, por otro lado, ayuda a fortalecer la piel en caso de enrojecimiento.

Preparación: 5 min

Conservación: 9 meses

Material: Báscula

Packaging: Frasco de vidrio oscuro de 30 ml.

 INGREDIENTES

10 ml de aceite de cártamo

10ml de aceite de cáñamo

10 ml de aceite de tamanu

 PREPARACIÓN

Vierte los aceites vegetales uno a uno en la botella. Cierra la botella y luego agítala suavemente para mezclar bien los aceites.

CONSEJOS DE USO

Pon 3 o 4 gotas del sérum en la palma de tu mano, y caliéntalo frotando tus palmas. Aplicar mediante masaje circular en zonas propensas a la rosácea (lados de la nariz, mejillas, sienes), sobre la piel limpia. Luego aplca tu crema habitual. Para que el sérum penetre de manera óptima, puedes rociar generosamente tu piel con hidrolato o agua termal (sin dejar que se seque) justo antes de aplicarlo. De esta forma, no dejará ninguna película grasa sobre la piel.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!