En nuestra última lección aprendimos cómo funcionan los diferentes productos cosméticos en la piel y en el cabello. En esta lección, vamos a entrar en los diferentes tipos de materias primas utilizadas para crear cosméticos.

Ingredientes Base

Casi todos los productos naturales para el cuidado de la piel y del cabello tienen como base o ingredientes de base, una combinación de aceites, mantecas/ceras y aguas. A veces estos se utilizan por sí solos y en otras fórmulas se mezclan para crear cremas, lociones y emulsiones. Algunos ejemplos son:
• Aguas – hidrosoles/destilados, infusiones, gel de aloe vera, agua destilada
• Aceites – grasas vegetales líquidas como almendra, albaricoque, aguacate o aceite de argán.
• Mantecas/grasas – grasas vegetales saturadas como manteca de cacao, manteca de karité, Aceite de coco
• Ceras – cera de abeja, cera de candelilla


Los ingredientes anteriores tienden a conformar al menos el 50% de la mayoría de los productos y en algunos casos 70% o más.
Ejemplos de bases de roductos cosméticos:
• Sólo agua – tóneres, aerosoles corporales
• Agua y aceite/grasa – cremas hidratantes, lociones, lociones bifásicas

Una vez que tengas tu base, puedes comenzar a ‘construir’ tu fórmula con la
adición de otros ingredientes que son:


• Ingredientes base
• Botánicos activos
• Ingredientes funcionales
• Aditivos
• Aromaceuticos
• Estéticos

Botánicos Activos

Los botánicos activos son las plantas medicinales y terapéuticas que se añaden a tu producto para añadirle valor curativo de la piel. Aunque las regulaciones mundiales de cosméticos no te permitirán hacer cualquier reclamo por el valor curativo de tu formulación, esto no significa que no puedes formular con estos ingredientes maravillosos.
Los botánicos activos son generalmente de origen herbáceo y se proporcionan en una variedad de diferentes formatos que incluyen:
• Hierbas en polvo (piensa en las añadidas a una máscara facial para mezclar con arcilla) – estos son a veces liofilados secos o secados por pulverización
• Tinturas (extractos hechos con alcohol / etanol)
• Maceraciones / infusiones (extractos realizados por infundir hierbas en aceites o grasas)
• Glicéricos/glicólicos (extractos hechos por infundir hierbas en glicerina)
Los extractos cosméticos son hidrófilos (amantes del agua, lo que significa que son solubles en agua) o lipofílicos (amantes del aceite, lo que significa que son solubles en aceite).
Los extractos cosméticos profesionales se crean a través de la extracción térmica (utilizando calor), extracción por ultrasonido o extracción de fluidos supercríticos, pero esto es muy difícil de replicar en casa sin tener el (caro) equipo profesional para fabricarlos. Es por ello que nos centraremos en las técnicas que puedes aplicar en casa durante este curso.

Cuando compras un extracto hidrófilo, el fabricante le añade un conservante. Cuando compras un extracto lipofílico, el fabricante le ha añadido un antioxidante a evitar que se enrancie.
El otro punto importante a recordar es que las plantas están llenas de cientos si no miles de compuestos químicos. Algunos de estos serán solubles en aceite y algunos de estos solubles en agua. En otras palabras, el tipo de extracto (o medio solvente) que elijas debe depender de qué compuesto químico deseas utilizar en tu formulación.
Por ejemplo, la manzanilla contiene un compuesto soluble en aceite llamado bisabolol que es antiinflamatorio y antibacteriano. A menudo se puede comprar como extracto lipofílico (soluble en aceite).

Ingredientes Funcionales

Los ingredientes funcionales son aquellos que pueden no desempeñar un papel terapéutico exacto, pero tener una función física dentro del producto. La función puede tener que ver con la formulación en sí – como un emulsionante que une el aceite y el agua – o puede tener una función relacionada con el uso del producto – como los granos de jojoba que funcionan como un exfoliante.
Algunos ejemplos de ingredientes funcionales incluyen:

• Lecitina de girasol, que funciona como emulsionante
• Piedra pómez, que funciona como exfoliante
• Glicerina, que funciona como humectante

Los aditivos están relacionados con ingredientes funcionales, pero se consideran ‘extra’ o una necesidad legal – piensa en los conservantes en un producto a base de agua, por ejemplo.
Las vitaminas también son aditivos, aunque generalmente funcionan como ingredientes de alto rendimiento en la mezcla. La coloración también es un aditivo.


Algunos ejemplos de aditivos naturales incluyen:
• Ácido cítrico, que se utiliza como regulador de acidez para reducir el pH de su producto
• Vitamina E, que se utiliza como antioxidante para evitar que se produzca rancidez,
• Polvo de remolacha, que se utiliza para colorear tu producto

Aromaceuticos

Los aromaceuticos son las fragancias de tu mezcla. Sirven 2 propósitos:

  • Hacen que tu producto huela de maravilla, y sin ellos tu producto tendrá un olor bastante soso a fruto seco (por ejemplo)… algo como olor a mantequilla de maní.
  • Añaden una función terapéutica a tu producto.

Los aromaceuticos (aroma+función ‘ceutica’) son los aceites esenciales. Estos pueden penetrar fácilmente en la piel (de hecho, pueden penetrar todo el camino hasta entrar en el torrente sanguíneo) y pueden servir a una variedad de diferentes funciones.
En el cuidado de la piel natural y orgánica, los aromaceuticos son aceites esenciales puros que extraído de las plantas. Son destilados a vapor, prensados en frío (particularmente en el caso de ciertos cítricos) o extraídos en disolvente.

También hay extractos de fragancia natural como la vainilla. Estos extractos son aromas pero no necesariamente aromatizantes.

Es absolutamente correcto el uso de aceites esenciales simplemente por su fragancia encantadora, sin embargo, ya que también ofrecen beneficios tan sorprendentes para la piel, merece la pena utilizarlos plenamente.

Algunos ejemplos son:
• Aceite esencial de lavanda, aceite esencial de naranjas: aromaceutico
• Extracto de vainilla, Monoi de Tahití – aroma

Estéticos

Son básicamente tu toque final para hacer que un producto se vea visualmente atractivo. Por ejemplo, brotes de rosas enteras incrustados en una barra de masaje o vainas de vainilla en un aceite corporal.

Por lo general de origen botánico estos son los trozos y piezas que añaden ese toque bonito, y que también grita «Soy natural».

Algunos ejemplos de florecimientos estéticos son:

  • Rebanadas de naranja entera seca
  • Rosebuds
  • Flores de lavanda
  • Pétalos de rosa en un exfoliante
  • Hoja de oro comestible
  • Planchas de algas (piensa en Seaweed mask de Lush)

UN APARTE AQUÍ – Ingredientes de Marketing

Si, también existen, y en muchísimos productos que se encuentran en el mercado. ¿Por qué? Porque mientras que las personas usan cosméticos para mejorar la forma en que su piel y cabello se ven y se sienten, esta no es la razón principal por la que compran cosméticos. Los consumidores compran cosméticos porque les gusta la historia que cuenta el producto. Les gusta el embalaje o la forma en que el producto se ve y huele. Y para ayudar a apoyar la historia de marketing y las afirmaciones hechas sobre el producto, los formuladores tienen que incluir ingredientes de reclamos/marketing/publicitarios (como les quieras llamar).

Los ingredientes de marketing (a veces llamado entre los formuladores como «polvo de hadas») son ingredientes añadidos a una fórmula a un nivel bajísimo con el propósito principal de simplemente llegar a poner el nombre del ingrediente en la etiqueta. Esto incluye ingredientes como extractos naturales, vitaminas, proteínas, biotecnología e incluso nombres de ingredientes inventados. No se ponen en las fórmulas para tener ningún efecto medible y casi invariablemente no lo hacen. Sin embargo, la mayoría de los consumidores necesitan una historia para creer cuando compran sus cosméticos y estos ingredientes ayudan a apoyar esa historia. Infelizmente, las marcas que no incluyen ingredientes de marketing son mucho menos exitosas en el mercado.

Es posible que te sorprendas al saber que una gran cantidad de ingredientes que ves escrito e incluido en fórmulas realmente no tienen mucho impacto en la forma en que funcionan los productos. Ingredientes como vitaminas y proteínas en fórmulas son mucho más propensos a ser incluidos porque a los consumidores les atraen esas palabras, pero a menudo no tienen ningún impacto en lo bien que funciona el producto (debido a la cantidad mínima o nula que añaden en realidad).

OJO – no te lo digo para que te lo apliques, todo lo contrario. Antes lo dejo aquí explicito para que tomemos cada vez más conciencia de la realidad en torno de grandes firmas y marcas de cosméticos que nos tienen atrapados en envoltorios engañosos. Pero tristemente, si es cierto que a día de hoy, con las proporciones que está tomando el mundillo de la cosmética natural, muchas marcas de cosmética natural lo aplican a sus negocios. Te animo y te aliento a siempre optar por una Cosmética Natural Consciente, en todos los sentidos.

Ejercicio

Ahora que conoces los diferentes ingredientes utilizados para formular cosméticos, es hora de que empieces a observar algunas etiquetas de ingredientes para ver si puedes identificar qué ingredientes son los funcionales de la fórmula. Recuerda, el ingrediente funcional es el más responsable de hacer que los productos funcionen. Los ingredientes funcionales generalmente se enumeran dentro de los primeros cuatro o cinco ingredientes.

A medida que te desarrollas como formulador, es muy útil pensar en cualquier nueva materia prima que encuentres en términos de tu propósito para ser incluido en una fórmula. ¿La materia prima es un ingrediente funcional? ¿Es un ingrediente estético? ¿O es un activo botánico? Para convertirte en un mejor formulador cosmético esto es algo que debes saber sí o sí.

Para la lección de hoy pensé en darte un ejercicio para ayudarte a identificar los tipos de ingredientes que están en varias formulaciones. Así que ve a un sitio web donde puedas obtener una lista de ingredientes para un producto cosmético. Ve si puedes identificar el ingrediente funcional en al menos 5 tipos diferentes de productos cosméticos. Hacer este ejercicio te ayudará a hacerte un formulador más experto y te dará una idea de los tipos de ingredientes que tienes que incluir en tus fórmulas si quieres que funcionen.

Pasemos a analizar el nombre de los ingredientes cosméticos.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!