Utilización

Para utilizar humedece el cabello y la pastilla y frota en el cuero cabelludo hasta que se genere suficiente espuma. Frota desde el nacimiento del cabello en la frente hacia atrás, para no generar enredos. Masajea todo el cuero cabelludo para distribuir la espuma hasta toda la melena. Puedes lavar dos veces para un resultado óptimo.

Después enjuaga con abundante agua para retirar el champú.

Precauciones

Evita el contacto con ojos y mucosas.

Si la espuma entra en contacto con los ojos, pueden irritarse ligeramente. En este caso, aclara los ojos con abundante agua.

Si notas alguna irritación o problemática en la piel o cuero cabelludo proveniente del champú, no sigas utilizando el champú y consulta a un profesional si crees conveniente.

Conservación

Conserva el champú en un lugar seco, alejado de la luz y el calor. Mejor en un recipiente abierto donde pueda secarse entre usos y no se le acumule agua. Una luffa como jabonera es la mejor opción de todas.

Si estás de viaje y quieres guardarlo inmediatamente después de cada uso, puedes secar el champú suavemente con una toalla. Siempre que puedas, abre el recipiente para que el champú pueda secarse.

Bien conservado y fabricado en condiciones óptimas de higiene, tu champú se puede conservar durante al menos un año. Después también se puede seguir utilizando, pero ten en cuenta que sus ingredientes pierden propiedades y eficacia.

×
Cart
error: Contenido Protegido!!