En este video, te mostraré cómo formular una espuma limpiadora. Hay algunos tensioactivos en el mercado que se aceptan en el cuidado de la piel natural, pero obviamente no puedo enseñártelos todos. Sin embargo, hemos elegido dos tensioactivos ampliamente disponibles con los que es fácil trabajar y que pueden ayudarte a crear fantásticos productos de limpieza. Al crear un producto por primera vez, siempre recomiendo que lo mantengas simple y elijas solo unos pocos ingredientes para trabajar.

Vamos a necesitar:

  • Un vaso de precipitados
  • Una varilla de vidrio o cuchara
  • Tiras/Medidor de PH
  • Báscula de precisión

Para este limpiador espumoso utilizamos los siguientes ingredientes:

  • Agua destilada
  • Glicerina
  • Una saponina
  • Un surfactante
  • Un conservante

En este ejemplo, estamos trabajando con extracto de yuca que es una saponina de la planta de yuca y con coco glucósido, un surfactante suave que es una combinación de alcoholes grasos derivados del coco y glucosa. También estamos optando por utilizar agua destilada en este ejemplo, ya que es un producto que se enjuaga.

Aquí está nuestra fórmula: Limpiador espumoso natural

  • 87% Agua destilada o hidrosol
  • 5% Cocoglucósido
  • 3% extracto de yuca
  • 4% glicerina
  • 1% Conservante Eco

Estamos haciendo 50 gramos de este producto.

Ya hemos elaborado nuestra fórmula basada en el peso en nuestra hoja de formulación.

Ahora sigamos el método de formulación.

  • Mezcla la glicerina y el agua en un vaso de precipitados de vidrio.
  • En otro vaso mezcla el extracto de yuca y el coco glucósido.
  • Añade la mezcla de surfactante a la mezcla de agua y glicerina y revuelve suavemente pero bien. Si lo revuelves lentamente, puedes evitar que los tensioactivos formen espuma.
  • Verifica el pH del producto para asegurarse de que esté dentro del rango compatible con el conservante elegido. Este rango lo indica normalmente el proveedor del conservante. Si su pH no está en un rango adecuado, puede reducirlo agregando un ácido o aumentarlo agregando hidróxido de sodio o bicarbonato de sodio.
  • En este caso, el pH es 7.5, que es demasiado alto. Vamos a añadir dos gotas de ácido láctico para bajar el pH. Después de agregar el modificador de pH, puedes volver a medir el pH. Podemos ver que el pH ahora es 5, lo cual es perfecto.
  • En este ejemplo, usamos Conservante Eco, que consta de 4 compuestos conservantes: alcohol bencílico, ácido salicílico, glicerina y ácido sórbico.
  • En este punto puedes volver a comprobar el pH, ya que algunos conservantes pueden bajarlo.
  • Estamos comprobando el pH y vemos que sigue siendo 5, lo cual es perfecto.
  • Transfiérelo a una botella de espuma y etiquétalo. La botella de espuma bombea aire al producto y produce espuma con una menor concentración de surfactante.

Ahora es tu turno. Prepara tu hoja de formulación y crea tu propia versión de una espuma limpiadora facial.

Veamos Como se hace…

×
Cart
error: Contenido Protegido!!